Sin categoría

Si, el jarrón del siglo «dieciquince de la bizcabuela»… ese mero…

Yo no había dormido bien –suficiente razón para ponerme del peor humor. 

Había estado haciendo un frío horrible –suficiente para ponerme del peor humor. 
Había estado cocinando toda la mañana –suficiente para ponerme del peor humor. 
Había tenido dolor de cabeza toda la tarde –suficiente para ponerme del peor humor. 
Mi hijo me había dado un cabezazo en la nariz (que todavía me duele) –suficiente para ponerme del peor humor. 

Sobra decir que no estaba teniendo un buen día.

Conforme avanazaba la tarde, me daba cuenta de que mi Taza de la Tolerancia se estaba desbordando de llena y, mi amygdala, a punto de tomar posesión de mando como un montón de caballos salvajes. “Tranquila, tranquila, respira” me dije a mi misma más de diez veces. 

En un momento de desesperación, me senté lejos para darme mi espacio. Mi hijo se acercó, me pidió que le contara un cuento y lo hice. Casi me sentí bien. Vi la hora y dije “ve a acomodar la sala, ya es hora de bañarte y dormir”.

Tomó sus muñecos, sus zapatos y sus libros. Estaba intendanto acomodar los libros en el librero con todas esas cosas en las manos.

Parpadeé.

Vi al jarrón girar en cámara lenta.

Parpadeé.

Yo estaba demasiado lejos y también con cosas en mis manos.

Parpadeé.

¡¡PRASSS!!


Pude haberle gritado hasta de lo que se iba a morir, eso era lo que mis papas me hacían, por lo tanto, es lo que mi amygdala me ordenaba. No dije nada. Me fui a la cocina por la escoba y el recogedor.

El jarrón ya estaba roto, ¿para qué rompo al niño también?


Un jarrón se repara. Un niño, no.

A decir verdad, yo estaba petrificada también porque el jarrón era de mi esposo y ya me lo imaginaba echo una furia. Me tuve que tomar unos minutos antes de poder ponerme a recoger.

Él lloraba y lloraba y pedía mil perdones. 

Yo tomaba una pieza y hacía una pausa. Otra pieza. Otra pausa.

Lo dejé llorar un rato y después le dije “ven” y lo abracé. Es todo. 

Entre llantos él fue el que dijo, “fue un accidente y eso le pasa a cualquiera, pero ¡yo no quería que pasara esto!”

Después continuó diciendo, “si pudiera arreglarlo, lo haría, pero ¡no sé cómo!”

Cuando terminé de limpiar, cuando pude articular palabra, le pregunté,

“¿Qué aprendiste de esto?”

“Que en la casa hay cosas delicadas y debo ser más cuidadoso.”

Cuando vió todas las piezas en la caja, le dijo al jarrón, “quiero que regreses a casa pegado”.


Nos subimos y se bañó.


En general me importa enseñarle el valor de las cosas… que se pueden romper, que cuestan, que hay que cuidarlas,  pero ¿qué podemos hacer con los objetos que no se pueden reemplazar?

“No es mi culpa pero si soy responsable”, es algo que enseño en mi taller de Crianza con Conexión y Respeto. Es cuando pasa algo de lo cual no tenías ningún control, pero aún así eres resposable de reparar el daño. Este es un perfecto ejemplo, los accidentes suceden, pero no debes dejarlo así. Es necesario reparar.
Después de una corta plática, el acuerdo fue que él va a pagar una parte del arreglo del jarrón con sus ahorros. No le súper encantó la idea, pero estuvo de acuerdo. 

Antes de dormir su papá le dijo,

“No te preocupes, hijo. Aún teniendo accidentes hay que ser responsables pero lo más importante es saber que tú estás bien. Tú vales más que cualquier jarrón. Te quiero mucho.”

Si te llega a pasar algo así, no dejes que tu amygdala tome el control. Mantente en cerebro superior, pensando. Estableciendo bien tus prioridades. Pon el amor que le tienes a tu hijo en el centro de la conversación. Las consecuencias –si son necesarias- se pueden establecer después, de manera tranquila y respetuosa.

Lo más importante es que tus hijos estén bien, física y psicológicamente. Que no te tengan miedo. Que si pasa algo tengan toda la confianza para decir la verdad y hacer acuerdos para reparar el daño. Que tu relación con ellos sea hermosa. Goza a tus hijos.

Gracias por ser buen papá y mamá.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.