Sin categoría

¿Qué hacer con los niños mentirosos?

La Universidad de Waterloo, observó a niños en sus propias casas y descubrieron que el 96% de ellos, mienten, en algún momento.

Según este estudio:

Niños de 4 años mienten, en promedio, cada dos horas.

Niños de 6 años, cada hora.

Y los adultos mienten 1 o 2 veces al día.

¿Porqué mienten los niños?

Depende mucho de la edad. 

Niños pequeños mienten por:

– fantasía, no conocen la linea que divide la realidad de la fantasía.

– dicen lo que desean que les hubiera pasado

– intentan que sus necesidades sean cubiertas o buscan sentirse emocionalmente a salvo

Niños más grandecitos, mienten por que:

– les da miedo meterse en problemas

– quieren hacer la historia más emocionante

– no quieren lastimar los sentimientos de alguien

– hay una necesidad que no esta siendo cubierta

– sienten que algo no es justo

– pleitos entre hermanos

¿Qué podemos hacer?

Primero que nada, a nosotros nos toca entender que su cerebro todavía esta en desarrollo.

Castigarlos no tiene ningún sentido, porque el problema de raíz no es malo, ni patológico ni nada de que preocuparse todavía. Es importante explicar la diferencia entre los hechos y la fantasía, lo correcto y lo incorrecto, pero lo más importante es crear un espacio seguro y tranquilo para que ellos se sientan con la confianza de decir la verdad –su verdad, su perspectiva, su versión de la situación.

Pequeñas mentirillas blancas, como exagerar, pueden ser ignoradas. En realidad no lastiman a nadie y el niño solo quiere ser visto.

Cuando las mentiras implican un poco más que la simple fantasía, es importante empezar a distinguir el cuento de la realidad. Le puedes decir algo así:

“En nuestra familia decimos la verdad, ¿quieres volver a intentar contar tu narración?”

O

“¿Eso pasó de verdad o es una historia?”

Cuando las mentiras vienen del miedo a meterse en problemas, recibir un castigo o un regaño, podemos decir algo así:

“Mmmh, eso no suena bien a mi, me gustaría que fueras honesto. Prometo que no te meterás en problemas si me dices la verdad.”

En los niños, decir mentiras es normal, pero es nuestro trabajo:

1) Ponernos el traje de detectives y entender bien por qué lo están haciendo y hacer los cambios correspondientes. 

2) Reforzar la honestidad como un valor de nuestra familia. 

3) Acercarnos más a ellos. 

Recuerda que el Apego Seguro es lo más importante. Definitivamente, preferimos que nos digan la verdad y que se acerquen a nosotros, ahorita en las pequeñas cosas si… y, cuando sean adolescentes, con temas más importantes e íntimos también. Pero no nos contarán nada si saben que los castigaremos. En este sentido, el castigo es negociable. La verdad y el Apego, no.

Explícales que la honestidad es un principio No Negociable. Que decir la verdad en nuestra familia es Muy Importante y, como siempre, asegúrate de ser un buen modelo a seguir… y no seas de los adultos que mienten 1 o 2 veces al día. Ellos se dan cuenta ¡de todo!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.