Sin categoría

Los niños Híper Sensibles en Cuarentena (pt1)

pexels

Cuarentena para los niños Híper Sensibles

Hay de todo, ya lo hemos mencionado. En mis años de trabajo como Parenting Coach, no me he encontrado un solo HS parecido a otro. Todos son únicos, mágicos e irrepetibles.

Durante este encierro, hay algunos felices de la vida jugando en la quietud de su casa, sin tener que recibir todos los estímulos del cole. También, en el otro extremo, se encuentran los vueltos locos que vuelven locos a los demás, porque no pueden de la aburrición… o angustia.

Para la mayoría de los HS, la rutina es importante porque les da seguridad. Y este encerrón implica un cambio, de no salir, ni para hacer ejercicio que tanto nos ayuda. Y encontrar la seguridad en un cambio tan radical puede ser confuso para los pequeños.

A mi niño en particular, le ha afectado un montón, su cambio de rutina, la falta de ejercicio, el tema del virus le da miedo y, después de mil horas de jugar, se aburre.

Ha estado de mal humor y no quiere cooperar en nada. No quiere hacer el agua de limón, ni levantar su pijama del sofá, ni leer, ni dibujar, ni … nada.

No es fácil. No es fácil para un HS –que esta equipado para la sobrevivencia- saber que hay un virus tan peligroso que nos obliga a estar encerrados en casa durante semanas. Y que no hay nada más que podamos hacer. Eso los angustia al grado de entrar en amygdala (la parte del cerebro que controla estar en modo sobrevivencia huyendo, peleando, congelándonos o desmayándonos) pero… sin poder hacer nada; sin tener la opción de, ni siquiera, huir. Y esto les hace sentir mucha, mucha impotencia. Todavía con un león sabes que puedes correr, pero un virus microscópico… ¿qué puedes hacer? O si la manera natural de reaccionar de tu hijo es el pelear, pues se anda peleando con los hermanos y contigo, pero ¡de lo lindo!

No te angusties. Es su miedo. Es su forma de reaccionar ante la situación.

Mi hijo también anda de malas.

Y, entendiendo cómo funciona su cerebro, lo puedo comprender.

Anoche mi hijo y yo, platicamos. Si ves muy sacados de onda a tus hijos, te sugiero que hagas lo mismo, puedes preguntar algo así:

“¿Qué es lo que más te afecta de esta situación?”

Escuchen. Hagan una lista.

“¿Hay algo que yo pueda hacer para ayudarte?”

Escuchen. Hagan una lista de planes y acuerdos. Y apliquen las ideas.

No hay manual de sobrevivencia mas que la brújula interna. Sigámosla.

Leer la parte 2

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.