dachshund dog wearing a red sweater
Sin categoría

La época navideña y los Hiper Sensibles

dachshund dog wearing a red sweater
Photo by Dominika Roseclay on Pexels.com

(originalmente escrito en diciembre de 2017)

¡Ah! ¡La época Navideña!

El concepto es hermoso: la nieve, la familia feliz alrededor del árbol de Navidad, el cual, centellea luces de colores. La mesa ya esta puesta y lista con una cena hermosa y deliciosa, colocada a un lado de la chimenea calientita. En todos lados reina la armonía y la felicidad…

Solo que en la práctica las cosas son distintas… para empezar en (gran parte de) México no cae nieve y no todos tenemos familias lindas, organizadas, armoniosas o cálidas.

Para muchos Híper Sensibles, la mejor parte de la época navideña es que termina pronto.

Según Elaine Aron, a los HS nos importa mucho los sentimientos y opiniones de los demás porque nos agobia que no todo el mundo sea feliz y tratamos de ayudarlos, y, por lo mismo, con tal de no sentir el enojo de nuestros seres queridos a nuestras espaldas, nos ponemos al final.

Y cedemos.

En todo lo que no queremos hacer.

Sabiendo todo lo que dirán de nosotros por no cooperar, terminamos en casa de la suegra preparando la cena con mil gente, pleitos y el calor agonizante del horno, a sabiendas que saliendo de ahí vamos a terminar con La Migraña del Siglo, unos hijos frenéticos y un marido enojado –porque siempre se ha de enojar… por algo.

¿Qué (**blip–blip**) podemos hacer?

Una idea es sopesar. Analizar y actuar en base a ¿qué te importa más? O mejor dicho, ¿con qué puedes menos? Es decir, “sí me aguanto la migraña” o “no-way-José-in-hell”. Si decides que ninguna migraña vale la pena por un pavo, piensa ¿qué conlleva menos consecuencias para ti, tu cuerpo e hijos híper sensibles? Si las costumbres son demasiado cerradas y a fuerzas la cena DEBE ser preparada en casa de la suegra, ¿qué puedes hacer? Tal vez ir sólo un ratito y ponerte a estornudar y toser sobre la cena para que amablemente te corran. O, si las cosas son un poco más flexibles pensar en una manera alternativa de ayudar, cooperar o asistir con la finalidad de no salir como plato roto de esta temporada. Tal vez preparar el bendito pavo en tu casa, a tus horas, con tu música.

Sí, es tiempo de pasarla en familia. Puede ser una costumbre linda. Pero no por eso debemos de pasar por encima de nosotros mismos. Actúa acorde a ti, tu rasgo y las necesidades de tu sistema nervioso central.

¡Que pases una Noche Buena y buena suerte!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.