man eating chips while watching tv
Sin categoría

La ciencia atrás de las pantallas (Tablets, celular, tele, compu, etc.) sus efectos en los Híper Sensibles y 5 tips para qué hacer al respecto

man eating chips while watching tv
Photo by Amateur Hub on Pexels.com

¿Te ha pasado que la luz se va justo en cuanto el jugador patea la pelota para meter gol?

¿O que tu niño presiona el botón de “Apagado” en el instante en que en medio de la batalla mataron al “bueno” que se supone que va a salvar al mundo?

Es una verdadera tragedia salir de ese estado de placer que provocan las pantallas a nuestro cerebro. Es difícil para los adultos. Para los niños es terrible. Literal.

Isabelle Filliozat, Psicoterapeuta explica la razón:

Cuando los seres humanos (no solo niños) están absorbidos en una película o jugando en la computadora, nos encontramos, mentalmente, en otro mundo. Las pantallas hipnotizan nuestras mentes. Las luces, los sonidos, el ritmo de las imágenes pone a nuestras mentes en un estado de fluidez. Nos sentimos bien y no queremos hacer nada más. Definitivamente no queremos que la situación cambie.

Cuando nuestra mente esta distraída con la pantalla, nuestros cerebros producen dopamina, un neurotransmisor que libera dolor y estrés. Todo esta bien, –claro, hasta que la pantalla se apaga. En ese momento, los niveles de dopamina caen de golpe sin aviso, lo que provoca en nuestro cuerpo, literal, una sensación de dolor. Esta caída en hormonas, este shock físico, se provoca cuando se termina el tiempo de mirar a la pantalla encendida.

Es por eso que son TAN adictivas. Y es por eso que debemos limitar el tiempo de exposición, tanto en nosotros mismos como en nuestros hijos.

Sin embargo, aplicar la disciplina no es precisamente fácil. De nada sirve decirles con anticipación “Sólo 20 minutos” o “Sólo cinco minutos más”, porque para el niño hipnotizado, no queda claro que ahí viene una caída. Cuando se encuentra frente a una pantalla, se encuentra en un estado que no puede pensar ni recibir información. Su mente esta bañada de dopamina, ¿recuerdas? Si llegas y apagas el aparato de golpe, el niño va a sentir un shock de dolor físico. Por eso se desata el drama, el pleito y los gritos que todos conocemos.

En realidad no le estás dando una cachetada exactamente, pero esto es, neurológicamente hablando, lo que tu hijo siente.

Cortando las imágenes o mejor dicho, apagando de golpe, duele. Así que en lugar de Apagar y cortar su trance, mejor métete en él.

¿Cuál es el truco? Construye un puente.

Cuando decidas que el tiempo de pantalla ya debe terminar, toma un momento para sentarte junto a tu hijo  y entrar en su mundo. Ve la Tele con ella, o siéntate con él mientras juega su videojuego de masacrar alienígenas. No es necesario que sea mucho tiempo, unos 30 segundos o un minuto es suficiente. Sólo comparte su experiencia. Después, hazle una pregunta al respecto.

“¿Qué estás viendo?” –puede funcionar.

Si no responde, significa que necesitas volver a intentarlo. Haz una pregunta más específica, “¿En qué nivel estás ya?” o “Hay una figura chistosa en el fondo, ¿quién es?”

Generalmente a los niños les encanta cuando sus padres muestran interés en su mundo. Si están demasiado “idos” y no te contestan, vuelve a intentarlo. Sólo siéntate un momento más largo y haz otra pregunta.

Una vez que el niño empieza a responder tus preguntas o te dice algo que ha visto o hecho, significa que esta empezando a salir del trance y esta regresando al mundo real. Esta saliendo del flujo hormonal y de regreso a la zona donde se da cuenta de tu existencia –pero esto es lento. Si haces esto, la dopamina no cae abruptamente pues tu haz construido un puente entre donde ella andaba y donde tu te encuentras. Ahora ya puedes empezar a comunicarte y aquí es cuando sucede la magia.

Puedes empezar a platicar con tu hijo de que ya es hora de ir a comer, del baño o simplemente que ya se terminó el tiempo de pantalla. Debido al puente tu hijo caerá suavemente, y estará en un espacio donde pueda escuchar y analizar tu petición. A veces sucede que caen tan suavemente al mundo real que ¡¡él mismo es el que apaga la televisión/tablet/computadora!!

Para mi, simplemente se trata de estar consciente de lo que sucede en la mente de nuestros hijos. No siempre es tan suave, pero si lo intentas, ya no tendrás una incidente/pleito/gritos por pantallas.

Entonces, la próxima vez que tu hijo este frente a una pantalla y ya sea hora de apagarla, intenta esto:

  1. Siéntate junto a él durante 30 segundos o 1 minuto y observa qué está haciendo.
  2. Haz una pregunta inocente sobre lo que está sucediendo en la pantalla. La mayoría de los niños aman la atención de sus padres y darán respuestas.
  3. Una vez que hayas creado un diálogo, has construido un puente –un puente que le permitirá, en cuerpo y mente, salir del mundo de la pantalla y entrar al mundo real sin la caída abrupta de las hormonas y, por lo tanto, sin crisis.
  4. Disfruta el resto de tu día, juntos.

Cuando estés con tus hijos, ¡evita todo lo posible checar tu celular! Nadie va a construir un puente para ti, así que mejor no te vayas de este mundo.

Leer sobre «Límites de las pantallas en época de Escuela a Distancia» AQUI

Ver más: