Sin categoría

Emociones

Si tus emociones pudieran hablar…

En nuestra cultura nos han enseñado que las emociones se esconden. Estamos muy acostumbrados a “tragarnos” lo que sentimos y luego no sabemos por qué nos duele la cabeza o por qué la gastritis ha empeorado. A nivel científico ya se sabe que “tolerar” a los sentimientos (como la frustración) no es lo mejor que podemos hacer. Lo que debemos aprender a hacer -y enseñarle a nuestros hijos- es a escucharlas y a trascenderlas.

El primer paso es ponerle nombre.
El segundo es quedarnos ahí. Si, así como se oye, quedarnos ahí acompañando a la emoción, sintiendo todas las sensaciones corporales, permitiendo que fluya. Cuando las sensaciones cambien, es momento de:
El tercer paso, soltar.

A veces la mente (mejor dicho, el hemisferio izquierdo) es medio necia (mejor dicho, iletrado en cuanto al tema emocional) y necesita entender qué pasa. Para eso les he escrito un pequeño diccionario.

Si las emociones pudieran hablar, podrían decir algo así:

“Me siento ENOJADO”
=  Esta situación me parece injusta. Mis límites han sido violentados. Puedo pedir lo que necesito.

“Me siento CULPABLE”
= Me he comportado de una manera que no me hace sentir orgulloso. Debo checar si necesito reparar mi amistad o relación.

“Me siento DECEPCIONADA”
= Algo salió diferente a lo que yo esperaba. Es triste no obtener lo que yo quería.

“Me siento TRISTE”
= Siento una pérdida y necesito soltar. Esta bien llorar. Seré amable conmigo.

“Me siento PREOCUPADO”
= Necesito hacer algo ahoritita. Necesito motivación.

Recuerda que los Híper Sensibles somos mucho más emotivos que los no–sensibles. El acompañamiento interno debe ser aún más compasivo. Y asegúrate de tomar todo el tiempo que necesites para procesar toda esa intensidad.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.