photo of man touching his head
Sin categoría

El dolor de cabeza de fin de semana

photo of man touching his head
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Lo llaman el Weekend Headache…

Una hermosa mamá, presidenta de una asociaciones altruistas, tiene a su hija con una enfermedad muy grave. Han sido dos años de doctores, hospitales, sustos, noches sin dormir y vueltas al hospital durante la madrugada. Ahora que su hija ya esta un poco mejor, ella se esta empezando a relajar, sin embargo el cuerpo de esta madre, ya está diagnosticado con migrañas crónicas y una enfermedad autoinmune. “No tiene sentido”, me dice, “este año ha sido más tranquilo.”

Tiene todo el sentido del mundo.

Para el ojo no-sensible, no tiene sentido. Pero para el sistema nervioso central de la Persona Híper Sensible, sí. Verás, el estrés se acumula. Como tabiques. Uno sobre otro. Cuando llega el momento en que el cuerpo ya no puede más, explota. Puede explotar con migrañas, dolores de panza, mareos, desmayos, gripas monumentales… cualquier cosa que te tumbe y te deje quieta un rato mientras la sobresaturación de tu sistema nervioso central, poco a poco, se vacía.

Una amiga presenció un asesinato en la calle, le tocó ver la histeria y todo el horrible show. Esa tarde cayó con una gripa monumental. Ella es HS y lo sabe. Sabe que se enfermó por el susto, literal.

Cuando yo estaba en la universidad, a la mañana siguiente de entregar el último examen, caía con una griponón que me tumbaba durante 15 días.

El problema viene cuando tenemos un trabajo de todo el año, es decir, cuando no hay vacaciones entre semestres. Y el estrés es constante. La maternidad es un trabajo 24×7 sin paga y mil responsabilidades. Y si a eso le agregas una enfermedad delicada, el nivel de estrés se quintuplica y el cuerpo HS truena, como el de mi amiga.

Esto no va a cambiar. No hay manera de cambiar cómo funciona nuestro sistema nervioso. ¿Qué sí podemos hacer?

Dense descansos, diarios. Semanales y semestrales. Según Elaine Aron un HS debe descansar una vez a la semana (además del fin de semana… los miércoles, por ejemplo), una semana al mes y dos meses al año. Si ya sé… está cañón. Pero sí nos da una perspectiva del nivel de descanso que necesitamos y de los cambios que debemos hacer en nuestras vidas para mantener a nuestro cuerpo sano.

Y hay cosas de las cuales no nos podemos escapar, para esas, lo ideal es encontrar un método de meditación que realmente te desconecte (de la situación) y te conecte (internamente). He estado en contacto con muchos HS que van a masajes y cosas que no les sirven a largo plazo porque buscan la paz de manera externa. El cuerpo se relaja y se llena de endorfinas durante un rato pero, saliendo del masaje, encienden su celular y en un minuto la mente regresa al el estrés, los pensamientos vuelven a tensar el cuerpo… Si ese es tu caso, te invito a reentrenar la mente: a soltar. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero, en cada respiro, cada exhalación suelta, y otra vez, suelta. Y otra vez, inhala y al exhalar relaja los hombros. Y otra vez, exhala y relaja el cuello. Y otra vez..

Es decir, hay que reentrenar a nuestra mente sobre-analítica a soltar y a sanar a nuestro cuerpo HS. La vida nos avienta cosas que no podemos controlar, lo único que sí podemos controlar es nuestra manera de reaccionar. Podemos estar todos estresados y enfermos o podemos recordar que la vida sabe lo que hace y entonces, confiamos, soltamos y seguimos respirando.

Entonces, pues, te invito a ser bondadosa contigo misma.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.