Sin categoría

7 maneras para ganar la cooperación de tus hijos –sin gritos, castigos o amenazas.

7 maneras para ganar la cooperación de tus hijos –sin gritos, castigos o amenazas.

1) JUEGO

Usa el deseo natural de tu hijo de jugar.

Al lavarse los dientes,  “ A ver, déjame ver cuáles animales hay en tu boca. ¡veo una jirafa! ¡veo una lombriz!”

A la hora de recoger sus juguetes, “Es hora de acostar a los camiones a su camita, Brooooommm”

2) DA DOS OPCIONES

Llena su cubeta del control ofreciendo dos opciones.

Para cambiar su pañal, “Es hora de cambiar ese pañalito, ¿Qué prefieres? ¿Traer a tu osito o a tu tigre?”

A la hora de dormir, “¡Es la hora de la pijama! ¿Quieres brincar como conejo o correr como jaguar hacia tu habitación?”

«Esto se tiene que hacer, tú puedes decidir si lo haces antes o después de hacer tu tarea.»

3) ¿TU O YO?

Hazle saber a tu hijo que sí lo puede hacer y que siempre estarás ahí para ayudarle. 

Al subir al auto, “¿Te quieres subir tu o quieres que te ayude? ¿Te quieres abrochar tú o necesitas ayuda?”

4) CUANDO – ENTONCES

En lugar de soltar amenazas de “si no haces x… entonces…” Mejor intenta un acercamiento amoroso que los haga desear que venga el “entonces”.

Al limpiar su habitación, “Cuando recojas tus juguetes, entonces te leo un cuento.”

Al lavarse los dientes, “Cuando laves tus dientes, entonces jugamos.”

5) CROSSCHECK

Es decir, pídele a tu hijo que repita el acuerdo o la instrucción después de darla. Esto funciona bien especialmente si la instrucción es de varios pasos.

Al salir de casa, “Debemos hacer 3 cosas antes de salir, que son ____ , ____ y ____. Muy bien, ¿recuerdas qué debemos hacer?”

6) TE ESCUCHO, AL MISMO TIEMPO…

Los niños cooperan mejor cuando se sienten escuchados.

Al salir de una fiesta, “Te escucho: no quieres irte. Prefieres quedarte a jugar más tiempo… al mismo tiempo, ya es hora de irnos.”

A la hora de dormir, “Te escucho: sientes que no tienes sueño… Al mismo tiempo, tu cuerpo necesita descansar. “

7) PREGUNTA

“Veo que no estás haciendo lo que te pedí, ¿necesitas ayuda?”

“¿Ya estás listo para hacer irte a bañar o necesitas 5 minutos más para terminar tu juego?”

Muchas veces nosotros asumimos que por dar la orden ellos en automático lo van a hacer porque ya tienen la edad física para hacerlo, pero también es cierto que a veces no están emocional o psicológicamente  listos para hacerlo. Nuestro acercamiento, lejos de ser aplastante debe ser con curiosidad, “¿Estas bien? ¿Necesitas ayuda?”

Cuando tratamos a los niños desde un lugar de amor, la cooperación viene solita.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.